Impresión mensual, diseño Web RESCATE OCAÑERO. Edición No111, licencia 0486 Mingobierno, tarifa postal 210 ISSN No 122-3941 Ocaña-Cúcuta Colombia, Circulamos a nivel nacional e internacional de colonias en colonias ocañeras.
   
  RESCATE OCAŅERO
  CONFERENCIA DE LOBITO.
 

 Lunes, 29 de diciembre de 2008 a las 9:25 

CONFERENCIA SOBRE EDUCACIÒN

En octubre del 2008, dentro del FORO EDUCATIVO DISTRITAL, por una educación integral, organizado por La Secretaria de Educación de Bogotá, el escritor y catedrático universitario Alfonso Lobo Amaya, dictó esta conferencia a un público de 600 personas conformado por educadores, directivos de colegios, funcionarios de la Secretaria de educación y estudiantes.

LA CRISIS DE LA EDUCACIÒN

Profesores. Maestro: Nos gustaría conocer su punto de vista sobre la educación moderna. Las fallas, beneficios, aciertos y deficiencias.
Profesor Lobo. OK. La educación no consiste sólo en acumular información libresca, información académica. La lectura de libros puede enriquecer a los estudiantes en cuanto a la información académica, científica o tecnológica que puedan reunir, compilar, memorizar, pero nunca este tipo de educación puede dar ni promover buenas cualidades. La buena educación debe llevar a la persona a la excelencia humana, en un proceso por el cual se mejora el carácter, y por el cual se puede usar la inteligencia y el discernimiento para distinguir lo correcto de lo incorrecto, lo que se debe hacer de lo que no se debe hacer, lo que es conveniente de lo que no lo es. La educación debe enseñar a los estudiantes a ver lo faso como falso y lo verdadero como verdadero y no la falso como verdadero como sucede ahora. Por ejemplo: es falso que el dinero de felicidad, el dinero puede dar comodidad al cuerpo pero no felicidad, ya que la felicidad es un estado de ser y no de poseer; si esa hipótesis fuera cierta los millonarios serían personas completamente felices y vemos que esto no es así; o por el contrario lo que pasa con los niños pequeños que no poseen riquezas materiales ni títulos universitarios y sin embargo se les ve siempre felices y alegres. Los jóvenes sólo podrán obtener los beneficios de una buena educación cuando los contenidos de ésta estén relacionados íntimamente, a ideales de sacrificio, tolerancia, verdad, compasión, comprensión y amor. Nunca obtendrán beneficio alguno de una educación académica donde están ausentes esos nobles principios universales de vida. La educación moderna está en crisis por varias razones: por un lado el sistema educativo no está elaborado para avanzar a la velocidad mental de los jóvenes de hoy. Diseñado hace más de 50 años para los chicos de esa época en la que no había televisión de plasma, ni Internet de alta velocidad, ni computadoras avanzadas, ni celulares polifuncionales, ni electrónica digital, ni radioastronomía cósmica, ni vuelos espaciales, ni microbiología, ni física cuántica, ni neurociencia, ni ADN. etc. Los computadores y el Internet han alterado la velocidad mental de aprendizaje de los estudiantes de hoy. La educación actual es jirafal, en donde el estudiante tiene la cabeza por las nubes repleta de conocimientos académicos y el corazón, a ras de tierra, vacío de valores. Entonces uno se pregunta:
¿Qué clase de educación es la que califica con 5.0 en filosofía a un estudiante que no es capaz de ceder el puesto en el bus a un adulto mayor o a una mujer embarazada?
¿Qué clase de educación es la que califica 5.0 en sociología a un estudiante que no comparte con nadie su bienestar?
¿Qué clase de educación es la que califica con una E (excelente) al profesor de ética que tiene amante, que es un infiel y mentiroso?
¿Qué clase de educación es la que califica con 5.0 en religión a un estudiante que hace chistes vulgares de Dios, que se mofa, degrada y aísla a los que no comparten sus creencias religiosas?,
¿Qué clase de educación es la que califica con 5.0 en democracia a un estudiante que vota por el partido político del papi, desconociendo la plataforma política y los principios que rigen el partido?
¿Qué clase de educación es esa que califica 5.0 en civismo a un estudiante que es un patán con los demás?
¿Qué clase de educación es la que enseña el manejo y la aplicación de las leyes de la física Newtoniana, las leyes químicas y electromagnéticas y no enseña a los estudiantes a aplicar y respetar las leyes del tránsito?
¿Qué clase de educación es la que enseña los principios de la termodinámica y no enseña los principios de vida que le permitan al estudiante enfrentar la vida en su verdadera y real dimensión en la problemática del diario vivir?
¿Para qué le sirve la factorizaciòn, las ecuaciones trigonométricas o las leyes de la mecánica clásica a un estudiante que no tiene elementos para enfrentar la separación de sus padres, la ruptura de su relación amorosa, la enfermedad o la pérdida de un ser querido?
Profesores. Maestro: ¿Qué beneficios puede usted señalar a la educación actual?
Profesor Lobo. El más relevante es que capacita al estudiante para trabajar. El proceso educativo, que dura unos 20 años, pone al nuevo profesional en la calle a conseguir un empleo y, una vez obtenido, trabajar 20 años para cotizar una pensión de jubilación. La educación académica actual da al estudiante elementos científicos para comprender los fenómenos naturales y humanos desde la óptica de la física, la química, las matemáticas, la psicología, la sociología, la filosofía etc. Igualmente la educación permite al estudiante practicar las relaciones humanas con alumnos, profesores, trabajadores. También aprende el control de sus emociones ante los múltiples eventos que le toca vivir en sus diferentes etapas del proceso educativo. La educación actual desarrolla en el estudiante una mente brillante capaz de repetir desde las definiciones filosóficas más intricadas hasta las decenas de fórmulas de matemáticas y, por último, posiblemente enseñe buenos modales.
Profesores. ¿Considera usted que la educación actual perjudica más al estudiante que beneficios recibe?
Profesor Lobo. Lamentablemente así es. El proceso educativo que comienza en el preescolar dura unos 20 años hasta el grado de profesional. (3 años de preescolar, 5 de primaria, 6 de bachillerato y 6 de universidad). ¡20 años sentado en un pupitre haciendo tareas, calcando, fotocopiando, memorizando, repitiendo!..¿Para qué?..¿Para qué todo ese esfuerzo? Para recibir un cuenco, llamado diploma, ¿para ir a mendigar un empleo en una empresa o en ministerio? Mira: cuando el niño tiene tres años ingresa al sistema educativo en el preescolar. Un niño de tres años es un baúl de valores humanos: dice la verdad, es sano, es amigable, es honesto, es cariñoso, es alegre, etc. ¿Y luego de 20 años de educación que tipo de ser humano sale a la calle? Un profesional mentiroso, una persona viciosa, adicta al alcohol, al cigarrillo, al Internet, a las drogas. Un tramposo, un corrupto, una persona celosa, depresiva. Es decir, los VALORES, que a los tres años acompañan al niño, el sistema educativo los convierte en ANTIVALORES. De la verdad se pasa a la mentira, de ser sano a ser vicioso, de amigable a envidioso, de honesto a tramposo, de cariñoso a celoso, de alegre a depresivo y del compañerismo al individualismo.
Profesores: ¿Ese deterioro de los valores en el niño se debe sólo al proceso educativo en el pupitre o intervienen también otros factores?
Profesor Lobo: No, son varios factores. Observen que la corrupción en el país y, en general, en muchos países, no la hacen los obreros de la construcción, ni las empleadas domésticas, ni los indígenas, ni los niños, ni las amas de casa…¡La corrupción la hacen, en su mayoría, los que tienen títulos universitarios!..¡Profesionales con especializaciones y maestrías! Hace unos pocos días el fiscal de la nación pidió excusas a la sociedad por televisión por los casos de corrupción llevados a acabo por jueces, fiscales y abogados. Todos los días leemos en los periódicos, vemos por televisión y escuchamos por radio los diferentes casos de corrupción en el país llevados a cabo por profesionales que ostentan títulos universitarios, especializaciones y maestrías, entonces uno se pregunta: ¿Qué está sucediendo con la educación? ¿Cómo es que las universidades producen profesionales corruptos? En 20 años de proceso educativo los estudiantes ven más de 20.000 horas de televisión. ¿Y que enseña televisión que utiliza el método del condicionamiento por repetición? Hay centenares de películas sobre como hacer guerras, pero ¿cuántas películas hay sobre como hacer la paz? ¿Cuántos videos juegos hay sobre construir la paz y la compasión si todos esos juegos de pantalla son sobre hacer guerras y sumar puntajes por matar a la mayor cantidad de personas? La televisión, ese maestro universal, sólo enseña antivalores. Películas donde se hace apología a la astucia, a la infidelidad, a la pornografía, a la mentira, al lujo exagerado y al éxito material. Otro factor es el mal ejemplo de los mayores, padres de familia, profesores, dirigentes, políticos, etc., que predican una cosa y hacen otra. Teorizan sobre los valores y practican los antivalores. Predican el amor y practican el odio. Predican el perdón y aplican la ley de Taliòn.
Profesores: ¿En qué cree usted que anda fallando el actual sistema educativo?
Profesor Lobo. El sistema educativo actual no enseña a pensar, sólo a repetir. No desarrolla el intelecto o capacidad de deducir y relacionar datos para producir nueva información, sino que desarrolla la memoria. Los estudiantes repiten el conocimiento académico en aras de obtener una buena nota y pasar la materia. Están interesados en ganar el semestre o el año. Los estudiantes repiten de memoria el conocimiento “prestado” tomado de los libros y, lo grave es que lo que repiten sin comprenderlo. El actual sistema educativo podemos reducirlo a la formula: MEMORIZAR+REPETIR = CALIFICACIÒN. Es un sistema basado en la memoria, en el repetir. No enseña a pensar, no desarrolla intelecto brillante sino mente brillante, memoria brillante; no enseña a construir pensamiento lógico, no enseña a discernir, no desarrolla imaginación brillante ni pensamiento creativo, no capacita al estudiante a tomar decisiones inteligentes, siendo que el vivir es un ejercicio diario de tomar decisiones a todo momento. Es un sistema educativo donde hay ausencia total de la enseñanza y la práctica de los valores humanos, espirituales, éticos, morales y ecológicos. Un sistema educativo que no capacita ni actualiza a los maestros y profesores sino que los despiden para reemplazarlos por jóvenes profesionales, como ingenieros, abogados, economistas, etc. que al no conseguir empleo en sus áreas respectivas se insertan en el proceso educativo sin saber pedagogía. Profesores y maestros viciosos que son un mal ejemplo para los estudiantes, como también lo son muchos padres de familia. Medios de comunicación masivos, como la televisión, el Internet, la radio, periódicos y revistas, repicando a toda hora el valor del éxito materialista; que practican el condicionamiento por el método de la repetición continua, induciendo a los estudiantes al consumismo desorbitado, a la fama efímera, al dinero fácil, a la pornografía, a la violencia y al éxito material. Una educación que vuelve al estudiante competitivo; desde el primer grado está rivalizando por ser el mejor a costa de sacrificar la amistad y el compañerismo; y, una vez profesional, continúa con esa actitud en la empresa, en donde pisotea a sus compañeros por hacerse al puesto de jefe. Una educación que vuelve individualista al estudiante, que sólo se preocupa por su propio bienestar y el de su familia sin importarle un comino el bienestar de los demás. Una educación que no da sentido al vivir y que ni siquiera enseña el valor del esfuerzo de veinte años para hacerse profesional. Una educación que no mejora la calidad de la vida sino que, por el contrario, deteriora la calidad de la vida ya que destruye los valores innatos en el niño para reemplazarlos por los antivalores, porque cambiar de estrato social no es mejorar la calidad de la vida. El dinero da comodidad, pero no mejora la calidad de la vida. Computadores nuevos y tecnología moderna instalada en un colegio no mejora la calidad de vida, solo mejora los recursos pedagógicos para la enseñanza, para la transmisión del conocimiento académico, técnico o científico. Si al estudiante mentiroso, vicioso y tramposo el sistema educativo lo volviera honesto, sano, a decir la verdad y lo encaminara por el sendero de la rectitud, eso sería mejorar la calidad de la vida. Una educación que direcciona al estudiante a buscar la felicidad en las cosas materiales, en la fama efímera, en el éxito fácil o felicidad en otros es una educación dañina, ya que la felicidad es un estado de de ser y no de poseer. Una educación que pone a buscar la felicidad fuera de uno mismo es una educación falsa. Una educación que no acerca al estudiante a Dios sino que lo aleja de él, llevándolo al extremo de hacer de Dios un recurso de emergencia como si fuera un extintor de incendios, es una educación dañina. Una educación que no enseña reciprocidad ni gratitud por todos aquellos que han participado en su bienestar es una educación deficiente. Es una educación dañina la que no desarrolla conciencia social y que hace hincapié en que el importante eres tú y los demás que se jodan. Una educación condicionante que capacita para conseguir un empleo pero no desarrolla conciencia empresarial. El profesional recién graduado tiene en mente conseguir un empleo, no construir empresa. Está lleno de miedo, teme endeudarse, teme al fracaso y prefiere vivir con el dinero de un salario. Una educación que desarrolla conciencia corporal, que te hace creer que sólo eres un cuerpo y nada más, a grado tal que el estudiante solo piensa en cuidar su cuerpo, como lo hace con el carro, dedicando todo su esfuerzo, toda su inteligencia, todas sus capacidades al servicio del cuerpo, en tener un cuerpo bello, atlético, hermoso, para exhibirlo y generar envidia, es una educación dañina. Una educación que no estimula el desarrollo de la imaginación, ni orienta a los estudiantes al desarrollo de sus aptitudes artísticas, ni a los talentos humanos, es una educación deficiente. Una educación que produce políticos sin principios, comercio sin moralidad, profesionales sin ética, deportistas viciosos, artistas endiosados, es indudablemente una educación deficiente y dañina.
Profesores: ¿Qué debe buscar la educación en el estudiante? Es decir, ¿cuál cree usted que debe ser el fin de la educación?
Profesor Lobo. La educación verdadera debe enseñar principios-guías de vida que le permitan al estudiante enfrentar el diario vivir en su real dimensión con sus problemas y conflictos tanto personales, familiares y sociales. Le educación debe desarrollar en el estudiante una elevada sensibilidad humana, a grado tal, que nadie pudiera tolerar la miseria del otro, los problemas de los amigos y familiares, pero cuando uno ni siquiera se duele de la miseria de la propia familia, ¿cómo podemos hallar paz y justicia? Le educación debe fomentar la transformación espiritual, la transformación interna, que le permita al estudiante sumergirse en el manantial de la divinidad que hay en lo más recóndito del ser. Los altos niveles de sufrimiento y ansiedad que existen en todo el mundo actualmente, no muestran signos de disminución, a pesar del continuo progreso científico y tecnológico. El conflicto persistente y la declinación ininterrumpida de la moralidad son sólo algunos de los factores que amenazan la misma supervivencia de la humanidad.
Profesores: ¿Y cuál sería el mensaje para nosotros los educadores?
Profesor Lobo. El mensaje a los educadores es que no deben contentarse con que los estudiantes adquieran conocimientos y habilidades de adaptación que puedan prepararlos sólo para ganarse la vida. Más bien, los educadores deberían estar igualmente interesados en que la educación ayude a los estudiantes a tomar conciencia de su potencial humano completo, que es la realización de la propia divinidad inherente en ellos. Los pedagogos deben tener claro que el fin de la educación, la meta de la educación, es el desarrollo de un carácter recto porque una educación sin carácter es inútil. Le educación es para toda la vida y no simplemente para ganarse la vida, para la mera subsistencia o sobrevivencia. La rectitud no es para practicarla los fines de semana es para toda la vida, una vida más plena, con más sentido, más útil. No hay nada malo en que también sea para obtener un empleo remunerativo; sin embargo, el hombre educado debe ser conciente de que el empleo remunerativo no lo es todo, ni es la meta de una vida. Una vez más: la educación tampoco es para sacar pecho y volverse pretencioso y despectivo con el conocimiento y los títulos. No es para desarrollar la facultad de la discusión, de la crítica, de ser dialéctico con todo y con todos para obtener una victoria pìrrea sobre los oponentes o exhibir la maestría del lenguaje o de la lógica. La mejor educación es la que enseña a conquistar este ciclo de nacimiento y muerte y que hace que no sean perturbados por las bendiciones o los golpes del destino. El conocimiento de si mismo, el conocerse así mismo, el autoconocimierno, es la mejor educación que alguien nos puede dar o enseñar.
Profesores: Pero para uno enseñar a otro el conocimiento de si mismo primero uno debe haber llegado a él, porque le experiencia no se enseña, la experiencia es una vivencia personal.
Profesor Lobo. ¡Por supuesto! ¡Qué buen razonamiento! Es correcto. El amor no se enseña, el amor es una experiencia transformadora. La maternidad no se enseña, la maternidad es una vivencia transformadora. La sed no se enseña, la sed se experimenta para poder saber lo que es. La teoría sólo sirve para presumir ante los demás.
Profesores: ¡El típico ego del matemático!

Ante el picaresco apunte todos estallaron en una sonora carcajada y la conferencia se dio por finalizada.
 
 
 
  RESCATE OCAÑERO:La voz de los inconformes, la voz de los que no tiene voz.  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
rescate756@hotmail.com - Recibimos correspondencia en la carrera 16 No 8-48 barrio San Cayetano, Ocaña TEL:5690392 y en la calle 1N No 11E-104 Quinta Oriental Cúcuta Colombia.